VAYELEJ

ALGO PARA TODOS

¿Qué es algo que todos podrían usar?

Yehoshua fue elegido personalmente por Hashem para asumir el manto de liderazgo de Klal Israel tras la muerte de Moshé Rabeinu. No hace falta decir que, obviamente, Hashem vio que Yehoshua era apto para la tarea. Sin embargo, vemos a Moshé repetidamente ofreciendo palabras de aliento. Primero fue para Klal Israel: “Sé fuerte y valiente”. [1] Es comprensible que pudieran usar palabras de consuelo y fortaleza con el fallecimiento de Moshé. Sin embargo, incluso Yehoshua necesitaba estas palabras, como dice: “Moshé llamó a Yehoshua y le dijo delante de todo Israel: “Jazak Veematz, sé fuerte y valiente”. [2] “Él, Hashem estará contigo… Él estará no te desamparará.”[3]

Todos enfrentan desafíos. Todos pueden usar jizuk, fortalecimiento y aliento.

Un erudito de la Torá muy respetado, Rav Aharon Leib Shteinman zt’l, señaló que una de las razones por las que las personas no pueden lidiar con los desafíos que enfrentan es que tienen la sensación de que la dificultad que enfrentan permanecerá con ellos para siempre. Dio como ejemplo, si alguien está lidiando con un individuo horrible que lo está haciendo miserable, proyecta que esto será para siempre y que no hay límite para el mal que vendrá en su dirección.

Tratar con el individuo es bastante difícil. Sin embargo, la persona piensa que nunca podrá escapar de los malvados planes de este individuo. Siente que no hay alivio. Siempre estará sobre él. Tales sentimientos pueden llevar a alguien a un abismo profundo.

El Rav se referiría a una observación de Rashi. Encontramos un cambio en las identidades de Moshé y Yitro. En un caso encontramos a Moshé identificado como el yerno de Yitro. Más tarde encontramos a Yitro identificado como el suegro de Moshé. ¿Por qué el cambio? Al principio, Yitro era el más destacado. Por lo tanto, se hizo referencia a Moshé en relación con Yitro. Más tarde, Moshé ascendió a la posición y el poder. En ese momento, Moshé era el más reverenciado y ahora se citaba a Yitro como su suegro. [4] El Rav le diría a la gente que no están atascados. Las cosas podrían cambiar. Las circunstancias podrían cambiar.

Incluso cuando las circunstancias son devastadoras, existe una actitud que permite la comodidad y la fortaleza. Un destacado erudito y maestro de la Torá falleció inesperadamente dejando a su viuda, huérfanos y estudiantes desamparados.

Un día, entre Yom Kipur y Sucot, la viuda llamó a la puerta del de Rav Yitzjak Silberstein shlita. Ella dijo: “Quiero decirle algo en alabanza del Todopoderoso”. Con gran emoción expresó: “Fue un milagro. Todos los años, después de Yom Kipur por la noche, mi esposo zt’l tomaba una escalera para abrir el techo. Cubriría la abertura con sjaj y esa sería nuestra Sucá.

“Hay árboles adyacentes a nuestra Sucá. A lo largo del año, los pájaros se reunían en las ramas. Las ramas no estaban por encima de la abertura. Sin embargo, los pájaros dejaron un desastre en el techo. A mi esposo le tomaría mucho tiempo con un esfuerzo tedioso y extenuante lidiar con él y limpiar el área para que sea adecuada para nuestro uso.

“Este año, mi esposo se ha ido. Tuve la tarea de abrir el techo. Para mi asombro, la zona estaba impecable. En ese momento rompí a llorar y declaré: ‘¡Señor del mundo, cuán maravillosos son tus caminos! Hay un límite para cada tzarah. ¡Este año, como estoy sola, sin mi esposo, me ahorraste el trabajo y el esfuerzo necesarios para limpiar el techo!

Cabe señalar que su marido había fallecido en Lag Baomer. Su esposo estuvo vivo durante siete meses después del Sucot anterior. Todos esos meses, el área permaneció limpia. Pudo sentir consuelo y gratitud. [5]

¿Nos damos cuenta de que incluso en la oscuridad es posible ver la luz? ¿Cómo podemos animar a los que están en apuros?

Guemar Jatima Tova y Shabat Shalom,

Rabbi Hershel D. Becker

Traducido por: Sara Slomianski y Miriam Levy

[1] Vayelej 31:6

[2] Vayelej 31:7

[3] Vayelej 31:8

[4] Rashi Yitro 18:1

[5] Aleinu Leshabeaj Devarim 2 pp.332-333; 339-340