TETZAVÉ

TERAPIA LÁSER

¿Alguna vez has escuchado que ser llamado serpiente es un cumplido?

El Kohen Gadol estaba adornado con prendas especiales. En su corazón llevaba el Joshen Mishpat. [1] Este era un pectoral que tenía doce piedras preciosas que representaban a las doce tribus. Sobre las piedras estaban las letras de los nombres de las tribus, así como los patriarcas. Cuando hubo un llamado a un juicio, o se necesitaba una decisión tal como si la nación debería ir a la guerra, las letras se iluminarían, revelando la dirección a seguir.

Cada una de las prendas servía de expiación. Apropiadamente el, Joshen expiaba por la perversión de la justicia. [2] La Torá indica que el Elegido no debía “desprenderse sobre el Efod (delantal)”. [3] La palabra Efod, excluyendo la vocal Vav, se deletrea Alef Pei Daled, que tiene el mismo valor numérico (85) que la palabra Peh, se deletrea Pei Hei, boca. Tener al Joshen pegado al Efod, es un llamado a que el corazón, lo espiritual, se coloque en la boca, lo físico,

Eso tiene muchas implicaciones. La oración se pronuncia con la boca. Un nivel más alto se alcanza cuando es alimentado por el corazón. Así, la boca simboliza la agrupación general, mientras que el corazón representa el nivel de Talmid Jajam, una persona de mayor grado. Un juicio que está llamado a emitir, aunque expresado con la boca, debe emanar del corazón, un espíritu de justicia. [4]

Joshen, se deletrea Jet, Shin, Nun, las mismas letras que la palabra Najash, serpiente, se deletrea Nun, Jet, Shin. “Rabí Yojanan dijo en nombre de Rabí Shimon ben Yehotzadak, ‘Cualquier Talmid Jajam que no toma venganza o guarda rencor como una serpiente, no es un Talmid Jajam“. [5] ¿Qué significa esto? ¿Eso significa que un erudito de la Torá debe ser vengativo?

Una serpiente opera de una manera única. No apunta a la cabeza, sino al talón. No tiene placer de la herida que inflige. Por lo tanto, los verdaderos colores de un Talmid Jajam se pueden ver en la forma en que aborda el error que se ha perpetrado. Él está en el blanco. Él no busca destruir (a menos que esté justificado). Sus acciones son controladas, no buscando ganancia personal.

La terapia con láser utiliza poderosos rayos de luz, tan intensos que se pueden usar para moldear diamantes o cortar acero. Los procedimientos se realizan con la mayor precisión, sin lo cual, causarán un daño mayor que el alivio. Los juicios y las acciones tomadas también deben ser precisos. Cuanto más justo sea el juez, más dirigido y enfocado será el veredicto y el plan de acción.

¿Cómo reaccionamos cuando una persona se equivoca? ¿Aspiramos a extirpar el mal del individuo o nos esforzamos por la destrucción total?

Shabbat Shalom,

Rabbi Hershel D. Becker

 

Traducido por: Sara Slomianski y Miriam Levy

[1] Tetzavé 28:30

[2] Zevajim 88b

[3] Tetzavé 28:28

[4] Toldot Yaakov Yosef; Degel Majane Efraim

[5] Yoma 22b-23a