JUKAT

Gracias por ayudarme

¿Alguna vez escucucharon de alguien que buscaba la oposición?

Cuando Rav Shimon ben Lakish (conocido como Reish Lakish) falleció, Rav Yojanan se afligió y se vio muy afectado por la pérdida. Los rabinos tomaron nota del sufrimiento que Rav Yojanan soportó y discutieron los medios que podrían brindarle consuelo. Estuvieron de acuerdo en que sería una buena idea que Rav Elazar ben Padas visitara a Rav Yojanan. Rav Elazar ben Padas fue un erudito brillante y agudo.  Su dedicacion para concentrarse en el estudio de la Torá le brindaría consuelo a Rav Yojanan yishuv hada’at.

Rav Elazar se sentó ante Rav Yojanan y se inició la conversación de la Torá. A todo lo que dijo Rav Yojanan, Rav Elazar ben Padas trajo una fuente de texto rabínico para apoyar la enseñanza. A medida que este patrón continuaba, finalmente Rav Yojanan expresó su frustración diciendo: “¿Se supone que eres como Reish Lakish? Con Reish Lakish, cada vez que yo decía algo, él planteaba veinticuatro dificultades con lo que había dicho. Le daría veinticuatro soluciones y, como resultado del toma y deja, el tema quedaba claro. Sin embargo, dices constantemente: “Aprendimos una Braita que te apoya”. ¿De qué sirve esto? ¡¿No sé  ya que lo que he dicho es correcto y digno?! “Con eso expresado, Rav Yojanan permaneció inconsolable. [1]

En el estudio de la Torá,  se puede encontrar a dos partes apasionadas por sus diferentes posiciones de entendimiento. El Talmud dice: “Rav Jiya bar Abba dijo que incluso un padre y su hijo, o un maestro y su alumno que están estudiando Torá juntos al principio se vuelven enemigos el uno del otro, pero no se mueven de allí hasta que sienten amor el uno por otro. Esto lo encontramos en la Torá como dice: ‘Por lo tanto, acerca esto será dicho en el Relato de las Batallas del Eterno, vahev besufah, de lo que Di-s otorgó en el Mar Rojo’. [2] No lo leas besufah, refiriéndose a el Yam Suf, el Mar Rojo, pero más bien besofah, al final. [3] ¿Qué significa esto?

La explicación literal de la oración se refiere al registro de las guerras que Klal Yisrael experimentó y los milagros realizados por Hashem, incluido el que ocurrió en el Mar Rojo. El Talmud revela otro significado. Las guerras están en el estudio de la Torá. La interacción en ese ejercicio puede venir acompañada de una fuerte convicción y opinión. En la batalla de las mentes, los individuos opuestos pueden posicionarse como enemigos. Sin embargo, el final es con amor.

Esto significa más que a pesar de la acalorada interacción en el conflicto, el final será una situación de amor el uno por el otro. Más bien es debido a ese conflicto que el amor surgirá. Rav Yojanan anhelaba la interacción que Reish Lakish brindaba al presentar puntos de vista disidentes. El proceso traía claridad. Cuando las personas debaten sus puntos de vista, se involucran en un ejercicio de creación, de formar un nivel de comprensión que no había existido antes, incluso en puestos que ya habían ocupado. El proceso los convierte en socios para lograr y sacar a la luz este nuevo entendimiento. [4]

Algunas personas se sienten amenazadas cuando escuchan algo con lo que no están de acuerdo. Algunas personas lo toleran. Otros ven un potencial de claridad. Rav Yojanan anhelaba tanto la oposición que se sentía perdido sin ella.

¿Aceptamos opiniones diferentes a las nuestras? Al presentar nuestra posición, ¿nos encontramos como destructores intolerantes o como aquellos que buscan la mejor resolución?

Shabat shalom,

Rabbi Hershel D. Becker

 

Traducido por: Sara Slomianski y Miriam Levy

 

[1] Bava Metzia 84ª

[2] Jukat 21:14

[3] Kidushin 30b

[4] Pajad Itzjak Janucá p. 37; Lesitja Elyon Jukat págs. 339-340